Servicio fines de semana y festivos

Servicio asistencial fines de semana y festivos, desde las 10:00h. a las 18:00h.
Teléfonos información.- 637 450 113 - 984 184 237

viernes, 19 de febrero de 2010

¿Mileuristas?. Que nos lo digan a los jubilados

Hola Me gustaría plantear un debate sobre el "salario" de los jubilados y lo difícil que nos resulta llegar a fin de mes. Se habla de los "jóvenes mileuristas" que difícilmente llegan a fin de mes y no pueden independizarse, pero poco de los jubilados que, en muchos casos, no llegan a ser "mileuristas" por tener una pensión baja. Que después de 30, 35, y en muchos casos 40 años trabajando, nos encuentramos con que tenemos todo el tiempo del mundo para hacer cosas pero, debido a nuestra economía, no podemos realizar todo aquello con lo que soñabamos para nuestra jubilación.
El 28% de la población de mas de 65 años cobramos menos de 635 Euros al mes, nada comparable con los paises que tomamos como modelo a seguir en nuestra Europa.
¡¡¡Y encima, pretenden que las siguientes generaciones trabajen hasta los 67!!!, como para no protestar.

martes, 9 de febrero de 2010

¿Qué pasa por su mente? - Interesante artículo


A nivel anímico, la ansiedad provoca angustia, temores, preocupación, inseguridad y, a nivel físico, tensión muscular e hiperactividad digestiva, cardíaca, respiratoria. Aunque la mayoría de las investigaciones científicas sostiene que este trastorno afecta sobre todo a los adultos jóvenes, algunos profesionales señalan que también aparece con frecuencia entre las personas mayores, incluidas aquéllas con Alzheimer.

En este informe publicado online, el Dr. Javier Merino Aguado va más allá y se hace eco de colegas que observan un mayor índice de ansiedad en ancianos dementes que en sanos. En ocasiones, los síntomas ansiosos (por ejemplo, la típica agitación ante situaciones confusas, sorpresivas o desconocidas) que acompañan los primeros escalones de la patología son la principal causa de urgencias médicas.

Entre otras cuestiones, el médico español explica que los pacientes suelen perder el control cuando reconocen las fallas de su memoria, o ciertas limitaciones cognitivas, y ante cuatro situaciones igual de desestabilizadoras. A saber:

1) Situación desafiante
El enfermo se siente incapaz de realizar ciertas tareas (por ejemplo, responder una pregunta) y entonces entra en un estado de agitación, que en ocasiones puede alcanzar grandes magnitudes (a esta reacción se la define “catastrófica”). En estos casos la ansiedad se manifiesta en los planos cognitivo (sensación de frustración), conductual (inquietud, hiperquinesia) y somático (taquicardia, sudoración).

2) Situación desconocida
Los cambios en el entorno habitual (de lugar de residencia, de cuidador, de actividades rutinarias) también generan un estado de ansiedad que se expresa a nivel cognitivo, conductual y somático. A veces, esta sintomatología cede cuando el paciente recupera su “realidad cotidiana”.

3) Situación de aislamiento
La falta de vínculos es quizás uno de los factores más nocivos para un enfermo de Alzheimer. De la ansiedad, el paciente puede pasar a un trastorno más grave y difícilmente reversible como la depresión.

4) Sensibilidad a los medicamentos y/o problemas médicos colaterales
Algunos fármacos pueden provocar o exacerbar síntomas ansiosos, como los neurolépticos, antidepresivos, anticolinérgicos, broncodilatadores, corticoides. Algo similar sucede cuando el paciente sufre alguna otra dolencia que lo desconcierta y que exige la intervención de profesionales ajenos a su entorno o una internación (estas circunstancias excepcionales recrean las situaciones 2 y 3, y por lo tanto aumentan notablemente los niveles de ansiedad).

Igual que el tratamiento de Alzheimer, el tratamiento de los trastornos de ansiedad en hombres y mujeres con demencia senil también debe ser personalizado. Por la escasa colaboración que prestan, resulta imprescindible realizar una valoración minuciosa e integral que considere los aspectos físico, intelectual, ambiental y social de los pacientes afectados.

Antes de recurrir a la farmacología, conviene apostar a la capacidad reparadora de la interacción. De hecho existen altas chances de mejoría cuando rescatamos a la persona del aislamiento, cuando le brindamos contención afectiva y verbal, cuando la ayudamos a relajarse, y cuando (en la medida de lo posible) la dejamos participar en algunas tomas de decisión y actividades.

miércoles, 3 de febrero de 2010

YA SOMOS UN CENTRO ACREDITADO

Según la resolución de 22 de Junio de 2009 y después de haber presentado toda la documentación requerida, tenemos la satisfación de informarles que nuestro centro es ya un CENTRO ACREDITADO por la Consejería de Servicios Sociales, esta es una meta que nos llena de satisfacción, y que avala un trabajo de todo el equipo bien hecho, así como da cumplimiento al proceso de mejora establecido en nuestro sistema de gestión de la calidad.

Gracias a todas las trabajadoras del centro.