Servicio fines de semana y festivos

Servicio asistencial fines de semana y festivos, desde las 10:00h. a las 18:00h.
Teléfonos información.- 637 450 113 - 984 184 237

miércoles, 17 de octubre de 2012

Contra el Alzheimer, cafeína

Esta enfermedad, que padecen 18 millones de personas, podría combatirse con la cafeína, que según revela un nuevo estudio tiene la capacidad de detener la inflamación del cerebro. Esto podría ser un gran paso en el desarrollo de nuevos fármacos.


Se descubrió el motivo por el cual la cafeína puede suprimir la propagación de las placas beta-amiloides en el cerebro y combatir así la enfermedad de Alzheimer. El estudio publicado en Journal of Neuroscience podría abrir nuevos caminos importantes y ofrecer una esperanza a casi 18 millones de personas que en el mundo padecen Alzheimer, según la Organización Mundial de la Salud.
De hecho, si bien en un estudio anterior se había descubierto que la cafeína podía prevenir y combatir el mal de Alzheimer eliminando el crecimiento de las placas amiloides (depósitos que se encuentran en el cerebro de los pacientes con la enfermedad de Alzheimer), lo que no se sabía era cómo podía ocurrir. Ahora, los científicos de la Universidad de Illinois averiguaron la razón.
El descubrimiento más importante de este estudio fue que la cafeína tiene la capacidad de detener la inflamación del cerebro. Este factor explicaría por qué la sustancia contenida en el café puede ser útil en la lucha contra la demencia y el Alzheimer.
El profesor Gregory Freund y colegas de la Universidad de Illinois llevaron a cabo un experimento en el cual a dos grupos diferentes de ratas se les indujo un proceso llamado hipoxia, es decir que se interrumpió el flujo de oxígeno al cerebro para provocar un compromiso cognitivo.
Después de esta primera fase, se administró cafeína a uno de los dos grupos de ratas con el fin de favorecer y observar la posible recuperación. El otro grupo actuó como control, de modo que no fue objeto de ninguna intervención.
Lo primero que observaron los investigadores es que la cafeína minimizó de inmediato el impacto de la reacción en cadena que se verifica cuando hay un deterioro cognitivo.
Durante el proceso de hipoxia, en las células cerebrales se liberó una sustancia nociva para el cerebro que se llama adenosina. Este fenómeno, por otra parte, activa una enzima llamada caspasa-1, que a su vez promueve la producción de citocina IL-1beta. No se debe olvidar que la citocina IL-1beta es un factor importante en el proceso inflamatorio.
Lo que se descubrió por sorpresa es la acción contrastante de la cafeína en el proceso de liberación de la adenosina: de esa manera se agota el proceso y las moléculas no pueden inflamar más el cerebro.
Considerando el alcance del descubrimiento, ahora los científicos esperan que el hecho de haber demostrado la capacidad de la cafeína para bloquear la inflamación pueda llevar al desarrollo de nuevos fármacos destinados a prevenir o revertir el deterioro cognitivo y dar así un gran paso en la lucha contra la demencia y el Alzheimer.
Traducción: Cristina Sardoy