Servicio fines de semana y festivos

Servicio asistencial fines de semana y festivos, desde las 10:00h. a las 18:00h.
Teléfonos información.- 637 450 113 - 984 184 237

sábado, 20 de septiembre de 2008

La española Catalina Hoffman crea un método para el tratamiento del Alzheimer

Catalina Hoffmann, directora general de Vitalia, ha desarrollado un programa de tratamiento especializado en las áreas físicas, cognitivas y psicosociales que da a cada mayor o persona joven con patología de tercera edad el tratamiento que necesita.

Se trata de una innovadora forma de trabajar con la que se vienen obteniendo importantes logros y mejoras en la salud y calidad de vida de muchos mayores que padecen Alzheimer, Parkinson y Hemiplejías entre otros. Debido al aumento de la esperanza de vida, la población de la tercera edad cada vez es más numerosa, siendo éste un colectivo en el que muchas personas suelen necesitar ayuda y atención por deficiencias a nivel cognitivo, físico-funcional y/o psicosocial. Una de las afecciones más frecuentes que encontramos son las demencias, síndrome adquirido caracterizado por el deterioro global de las funciones intelectuales que repercute en las actividades cotidianas del enfermo, entre las que destacan el Alzheimer. Cuando un caso como éstos llega a las familias, la necesidad de ayuda y apoyo externo se hace imperante, para ello están los centros de día y residencias, para aportar conocimientos, profesionalidad e intentar mejorar la calidad de vida del enfermo. Desde los centros de día se da la atención integral necesaria, el cuidado y tratamiento de cada una de estas personas, las cuales son tratadas de forma individual y personal, mediante un innovador método de trabajo, el denominado Método Hoffmann.

jueves, 18 de septiembre de 2008

Ordiz reestructura Bienestar Social y nombra como viceconsejero a Paulo González

La consejera de Bienestar Social, Teresa Ordiz, reestructurará el departamento del que se hizo cargo el pasado 30 de agosto por el cese de Pilar Rodríguez con la principal novedad del nombramiento de hasta ahora director general de Prestaciones y Servicios de Proximidad, Paulo González, como viceconsejero de Prestaciones y Centros.

Ordiz ha informado hoy al Consejo de Gobierno de los cambios que prevé introducir en su Consejería marcados por la continuidad dado que seguirán en sus cargos todos los responsables que ocupaban ya tareas de dirección en este departamento.

De esta forma Teresa Martínez continuará como directora general de Planificación y Calidad; Eva María Sánchez, hasta ahora responsable del Instituto Asturiano de Atención a la Infancia, Familia y Adolescencia será la nueva directora general de Mayores, Infancia y Familias, y Aida Bartolomé seguirá al frente de la Agencia para la Discapacidad y Personas en Riesgo de Exclusión.

Según ha indicado en rueda de prensa al término de la reunión del Ejecutivo la consejera de Administraciones Públicas y portavoz del Gobierno, Ana Rosa Migoya, el nuevo viceconsejero "desempeñará una tarea fundamental en el desarrollo de la Ley de la Dependencia y en la dimensión de los servicios y las estructuras de Bienestar Social y de políticas sociales en Asturias".

El objetivo de esta reestructuración será, según Migoya, dar continuidad al trabajo realizado hasta "y que no se produzca ningún parón en una materia tan sensible como aplicación de la Ley de la Dependencia y el resto de políticas que dependen de este departamento".

viernes, 5 de septiembre de 2008

Oviedo dispontdrá de siete taxis adaptados para discapacitados y ancianos

Oviedo.- Siete taxis adaptados para llevar a discapacitados y personas con movilidad reducida prestarán servicio a partir de mañana en Oviedo, ciudad que contaba actualmente con un único coche de estas características.

Los cuatro primeros taxis adaptados que empezarán a funcionar en la capital asturiana han sido presentados hoy en un acto que tuvo lugar en la plaza del Ayuntamiento y que ha contado con la presencia del alcalde, Gabino de Lorenzo, y del presidente de la Asociación de Empresarios de Autotaxi de Asturias, Marino Esteban Álvarez.

A estos cuatro vehículos se sumarán mañana otros dos que, junto al que ya se encontraba operativo desde hace tiempo, se encargarán de realizar este tipo de transporte, según señaló a EFE el presidente de la asociación de taxistas.

En Oviedo se hacen diariamente entre 25 y 30 servicios de taxis adaptados, si bien se espera que este número aumente dado el envejecimiento de la población, según Álvarez, que se ha mostrado convencido de que la "flota" actual es suficiente para abordar la demanda.

Cada uno de estos seis nuevos taxis tiene un coste de unos 33.000 euros, en parte financiados con ayudas de la Fundación ONCE y del IMSERSO, que han aportado 48.000 euros a partes iguales.

El Ayuntamiento se ha comprometido a su vez a aportar una subvención anual de 3.825 euros por taxi adaptado para compensar los mayores costes mantenimiento que tienen estos vehículos sobre los normales.

Según el presidente de la Asociación de Empresarios de Autotaxi, Oviedo es el único ayuntamiento de Asturias que ofrece este tipo de ayudas, a las que se sumará otras para el establecimiento de bono-taxis para personas con discapacidad que puedan beneficiarse de este recurso.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Ya tenemos foro!!!

Por fin, después de una larga espera, contamos con un foro para que podais expresar vuestras opiniones. No dudéis en entrar y escribir vuestro comentario.

Esperamos poder ayudaros con vuestras consultas y vuestras sugerencias.

Un saludo

/http://cddsanmelchor.superforos.com/

Nací para morir y muero para vivir


Testimonio de Jorge, hijo.

Este ha sido el lema que mi padre ha defendido en su enfermedad. Provengo de una familia en la cual ir a misa era poco común. Vivíamos un neo-paganismo europeo en el cual Dios parecía estar lejos de nuestras vidas. Un día, gracias a un sufrimiento familiar, mis padres se aproximaron a la Iglesia por medio del Camino Neocatecumenal. Digo “gracias a un sufrimiento” porque fue ese justamente el motivo que Dios colocó en la vida de mi padre para encontrarse con él. Fue así que mis padres comenzaron un camino de conversión hace catorce años atrás.

Hace aproximadamente un año, mi padre comenzó a sentir cierto cansancio físico. Después de un largo período de pruebas y evaluaciones médicas, se constató, en enero de 2008, que mi padre tenía cáncer de próstata con metástasis ósea. Enfermedad que él aceptó como voluntad de Dios en su vida para santificarse. Desde que supo que tenía la enfermedad, nunca se desesperó: pidió a Dios no renegarlo y poder vivir la enfermedad como un regalo. Y así fue: solicitó que el médico no ocultase la verdad sobre su situación, por tanto, en todo momento fue consciente del desenvolvimiento de la enfermedad. Tenía la certeza de que “nació para morir y que moriría para vivir”. Esto le consolaba: estar aproximándose a la casa del Padre.

A mediados de mayo, el médico le dijo que el tratamiento no había dado el efecto esperado y que debían cambiar de medicación porque la enfermedad iba avanzando a pasos acelerados. Él notaba que perdía la movilidad del cuerpo, que quedaría postrado en una cama y que no se podría mover.

Llamó a mi madre y a mi hermana a la habitación y les dijo: “siento que estoy muriendo. Si el Señor me regala la muerte, ¡Bendito sea!”. Pidió al párroco que fuese y le diese la unción de los enfermos. A finales de mayo, en una consulta de rutina, el médico decidió internarlo para hacerle unas pruebas, en las cuales se constató que su situación era grave y que el cuadro clínico era totalmente irreversible. Su vida era cuestión de días o semanas. Llegado ese momento, los formadores pensaron que sería bueno que yo fuese a España para acompañar a mi padre en estos últimos momentos.
Un día después de mi llegada, pedimos al médico el alta hospitalar, ya que clínicamente no se podía hacer nada. Queríamos que él estuviese con nosotros, en casa, hasta el fin. Durante ese mes que mi padre estuvo en casa, las visitas de familiares, amigos y hermanos de las comunidades no pararon.

Las Eucaristías, Laudes y varias oraciones celebradas con él nos ayudaron, tanto a mi padre como a nosotros, a vivir estos momentos difíciles con paz y agradecimiento.
Una de las cosas que más me han marcado es que él, en vez de murmurar y maldecir, daba testimonio de su fe y ofrecía su sufrimiento por la conversión de personas concretas. Recuerdo con gratitud las palabras que, ya en la última semana, dirigió a mi hermano: “Hijo, si esta enfermedad ha venido para que tú creas que Jesucristo vino para salvarnos, ¡bendito sea Dios! Ofrezco mi enfermedad y mi muerte por tu conversión”.

El Señor le regaló una preparación para la muerte digna de santos. Le concedió la confesión y la bendición apostólica. El viernes, 11 de julio, día de San Benedicto, despertó con ganas de bendecir y agradecer a Dios. Después de haber rezado e invocado a María Santísima para que intercediese por él, comenzamos a cantar el salmo “Llévame al Cielo”. Fue así que entró en coma. A las 21:05 horas del mismo día, mi padre hizo la Pascua definitiva. El velorio y el funeral fueron momentos vividos como acontecimientos celestes. Fue una fiesta de vida, ¡de Vida Eterna!

Hoy, mi familia y yo estamos agradecidos al Señor por el don de la vida de mi padre. En estos momentos de dolor por la nostalgia y la separación, lo que nos conforta es tener la certeza de la Vida Eterna, la seguridad de que mi padre entró en la Morada Santa y que desde allí intercede por nosotros al Padre. Pido a Dios para que este memorial de su acción en mi familia quede grabado como un sello en nuestros corazones, que estar con Él es con mucho lo mejor.

Acabo mi experiencia con una frase dicha por el presbítero en la misa de cuerpo presente: “¡Este tuvo una muerte santa. Podemos decir que tenemos un amigo en el Cielo!”

martes, 2 de septiembre de 2008

Son mas de los que estaban en las estadísticas

«La realidad ha superado con creces las previsiones iniciales» que las comunidades autónomas tenían respecto al número de beneficiarios de la Ley de Dependencia, hasta el punto de que «prácticamente» han doblado el esfuerzo presupuestario previsto inicialmente. Así lo indicó ayer la vicepresidenta del Gobierno regional, Dolores Gorostiaga, tras el encuentro mantenido en la sede del Ejecutivo con los consejeros de Asturias, Andalucía, Aragón, Extremadura, Castilla La-Mancha y Cataluña.

Coincidiendo con esta minicumbre, el último balance del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD) reveló que Cantabria es la cuarta comunidad autónoma más retrasada en la valoración de las solicitudes de reconocimiento de dependencia.

Un año de ley

Transcurrido un año de aplicación efectiva de la ley, los responsables autonómicos de asuntos sociales han puesto en común la «problemática de cada uno de los gobiernos a la hora de poner en marcha un sistema tan complejo y ambicioso como es el caso de la Ley de Dependencia», que será «un nuevo derecho que revolucionará el siglo XXI».

La vicepresidenta destacó que «hay miles de ciudados que están recibiendo ya los servicios y prestaciones que contempla» la normativa, ya que la realidad «ha superado las previsiones iniciales que todos teníamos sobre el número de personas a atender», algo «normal» dada la «magnitud del cambio social que implica la entrada en vigor de esta ley». De ahí, que las comunidades autónomas estén haciendo «un esfuerzo presupuestario» por encima de sus previsiones, lo que «nos ha obligado a analizar la situación». El próximo día 4 está convocada en Madrid una reunión de la Comisión Delegada del Consejo Territorial de Dependencia, en la que «se seguirá avanzando en los temas de desarrollo del nuevo sistema de protección social».

Cantabria es la cuarta comunidad autónoma más retrasada en la valoración de las solicitudes de reconocimiento de dependencia . Según el último balance del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD), correspondiente al 30 de julio, en la región se han valorado ya el 67,7 por ciento de las solicitudes. Por detrás de Cantabria se sitúan Extremadura (con el 58,66% de las solicitudes ya valoradas), Baleares (59,86%) y Navarra (66,72 por ciento). Mientras tanto, por encima del 70 por ciento se sitúan Galicia (70,32%), Canarias (73,91%), La Rioja (75,35%), Andalucía (77,71%), Asturias (78,5%), Castilla-La Mancha (81,67%), Melilla (84,95%), Ceuta (86,21%), la Comunidad Valenciana (86,99%) y Aragón (87,42%).

La personas con discapacidad hemos salido del armario y cada vez se nos verá mas en la calle

Mónica Oviedo (Gijón, 1966) sube apoyada en sus dos bastones al segundo piso sin ascensor donde vive, pero lo relativiza: «En silla de ruedas sería más difícil». La presidenta del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad del Principado (Cermi Asturias) desde hace un año, lleva una década trabajando con personas con algún tipo de discapacidad «sin problemas». «Tengo mi casa, mi coche, mi trabajo, mi familia», enumera. Y ahora tiene además la medalla de plata que el Ejecutivo regional entregará el día 5 de septiembre a esta asociación que representa a más de 12.000 asturianos con alguna discapacidad.
-¿Por qué merecen esta distinción?
-Porque se reconoce el trabajo de muchas entidades y de mucha gente como voluntarios y trabajadores de organizaciones no gubernamentales que muchas veces no es demasiado valorado. Para nosotros es un orgullo y un honor que se nos haya considerado merecedores de la medalla. Las llamadas de la consejera de Bienestar Social y del presidente del Principado comunicándonos la noticia fueron toda una sorpresa.
-¿Les tratan siempre tan bien los gobiernos?
-Las administraciones se están dando cuenta de que el sector de la discapacidad es importante para mejorar el trabajo en políticas sociales, la vida de las personas. Nos consideran colaboradores importantes y cada vez cuentan más con nosotros como interlocutores.
-Algunos beneficiarios de la Ley de la Dependencia no opinan igual.
-Es importante y necesaria, pero su desarrollo está siendo muy lento y crea decepción entre los usuarios. Aunque el Principado está trabajando con todos los medios que tiene a su disposición, la persona particular no ve ese trabajo.
-¿La razón de tanta lentitud?
-Faltan recursos. Desde el inicio, el Gobierno central hizo un cálculo a la baja del número de personas con discapacidad que hay en el Principado. Se quedaron muy cortos con esta región. Los datos del ministerio no se corresponden con la realidad y por eso se adjudicaron menos recursos de los necesarios.
-La consejera de Bienestar ha pedido a Madrid más fondos. ¿Les convence su combatividad?
-Que reclamen lo que crean necesario, porque Asturias necesita más dinero. A las personas con discapacidad se les habló del cuarto pilar del estado del bienestar y se les vendió como una ley que les iba a solucionar todo, pero las prestaciones de servicios no llegan. Y luego está la cuestión del copago. Hay muchas personas que creen que, si tienen que asumir una parte de los gastos, no les va a quedar nada. Hay que tener paciencia, pero no dejar de reclamar.
-¿Cuántos asturianos viven con algún tipo de discapacidad?
-Unas 240.000 personas si se incluye a los mayores.
-Cada vez más viejos. ¿Y cada vez más solidarios?
-Los cambios son lentos. Lo que sí ha cambiado es nuestra visibilidad. Hemos salido del armario, a tomar sidra, al cine, y cada vez estamos más en la calle y se nos verá más, pero todavía existe discriminación. En el acceso al empleo, por ejemplo, porque los empresarios no nos ven como iguales. Lo más difícil no es romper las barreras físicas, sino las mentales. Una rampa se pone si hay dinero, pero la solidaridad se aprende en casa y en los colegios.
-Lance su mensaje.
-Todo el mundo tiene algún tipo de discapacidad en algún momento de su vida y cualquier mejora que nosotros logremos es una mejora para todos. No somos distintos. No somos inválidos. No lo queremos todo gratis ni queremos compasión. Somos parte de la sociedad y todos podemos hacer gestos de apoyo, de respeto, de solidaridad en el día a día. Desde no aparcar en una plaza reservada a no obstaculizar los pasos de peatones. La empatía es importante.