Servicio fines de semana y festivos

Servicio asistencial fines de semana y festivos, desde las 10:00h. a las 18:00h.
Teléfonos información.- 637 450 113 - 984 184 237

jueves, 5 de julio de 2012

El Síndrome del Nido Vacío: un silencio inusual en el hogar

 (NMás artículos como este en: blog.infoelder.com)

El síndrome del Nido Vacío afecta a personas adultas, alrededor de los 50 años, cuando sus hijos dejan el hogar. Es similar al vacío que pueden sentir los cuidadores familiares cuando la persona mayor con la que compartían mucho tiempo finaliza su vida. Los retos emocionales entre los padres que sufren este síndrome y los cuidadores familiares de personas mayores son similares. La Psicogerontóloga Olga Sanz Lucas nos explica este tema. 



¿En qué consiste el síndrome del Nido Vacío y quienes lo padecen?: Para algunos padres, el momento de la emancipación del último hijo que vivía en el domicilio familiar es uno de los momentos de mayor vulnerabilidad, de mayor fragilidad desde el punto de vista psicológico, se pueden presentar desajustes emocionales y se plantea un período muy difícil para aquellas personas que han construido su proyecto vital sobre la base de una familia.

Los sentimientos que se desarrollan corresponden a una desadaptación, un mal afrontamiento de una situación social actual y que puede etiquetarse como un trastorno afectivo enmascarado, de características depresivas donde reinan los sentimientos de tristeza y de pérdida.
Las personas que lo padecen muchas veces no son conscientes de lo que les pasa y acuden a la consulta del médico por dolencias físicas, aunque suelen delatarse con expresiones como: “la casa está vacía“, “me falta algo“, “hay un silencio deshabitual“, etc.
El ser consciente de la situación es ya un paso hacia la adopción de medidas correctoras que supongan el correcto afrontamiento de la situación. Aunque suele decirse que es la mujer quien más lo padece, pues muchas han dedicado su vida en exclusividad a la maternidad y a la crianza de sus hijos, existen por supuesto multitud de casos, por diferentes motivos, en los que es el padre el más afectado.
¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?: Para muchas personas mayores el alejamiento de los hijos al independizarse les hace reflexionar sobre su lugar propio en este mundo y sobre la validez de su aspiración vital. Es lo mismo que puede ocurrir a aquellas personas que se dedican a cuidar a un enfermo (familiar, padre o hermano) durante toda su vida y el día que éste fallece deja un vacío total en la existencia de su cuidador.
  1. El mayor tiempo libre con el que cuenta la persona en la nueva situación es vivido desde la anhedonia (incapacidad de disfrute) y desde la carencia de un papel sustitutivo inmediato que hace que aparezcan sentimientos de inutilidad.
  2. La persona que queda sola en el domicilio familiar experimenta sentimientos de soledad, una percepción súbita del paso de los años y la obligatoriedad de recuperar un papel de pareja que probablemente no se ha trabajado durante muchos años.
  3. Otro síntoma importante es la apatía, pues la persona que se queda en el domicilio familiar no se siente con ganas de comenzar ninguna nueva actividad ni se siente capaz de resolver situaciones.
  4. A menudo puede ocurrir que los padres den la sensación de querer inquietar a los hijos que se han marchado del hogar, creando una preocupación en ellos que es sin duda un reclamo de atención.
¿Qué se puede hacer para afrontar este tipo de sentimiento de vacío?: Una buena consigna en este sentido sería intentar visualizar la nueva situación, en lugar de cómo una pérdida, como un periodo de creciente libertad y posibilidad de autodesarrollo.
Además será bueno asumir que la relación entre los padres y los hijos que se han marchado de casa se convierte ahora en una relación entre adultos que puede resultar muy gratificante, aunque diferente al tipo de relación padres-hijos que han venido manteniendo durante los años de convivencia, pero igualmente sana y llena de respeto y cariño.
Para los padres que quedan en el domicilio familiar, éste sería un buen momento para realizar actividades que quedaron relegadas durante tantos años al priorizar el cuidado de los hijos. Ahora pueden aprender algo nuevo, dedicarse a un hobby, viajar, etc., dentro de las preferencias y posibilidades de cada persona. Es el momento de disfrutar quizás de mayor libertad en muchos sentidos y de asumir menos responsabilidades.
También es momento de recuperar las actividades en pareja que se han ido progresivamente dejando en un segundo plano a favor de los hijos. Muchos matrimonios aseguran sorprendidos que la relación entre ellos ha mejorado desde que se han quedado solos en el hogar familiar, pues no les ha resultado difícil recuperar lo que tuvieron en su momento, tiempo para disfrutar de la vida y de pasar tiempo en pareja.
Esto es lógico desde el punto de vista de que el nacimiento y la crianza de un hijo, aunque sin duda llena de satisfacción a la pareja, también añade estrés a la relación, al verse limitado el tiempo diario a las responsabilidades familiares y al ritmo frenético de las tareas domésticas, unido a las limitaciones económicas inevitables.
Una vez solos los padres, con mas tiempo para el dialogo y para ellos mismos, es posible una mejora en la cantidad y en la calidad del tiempo compartido. Resulta muy positivo que intercambien entre ellos sus pensamientos, pues verán que los sentimientos de soledad y de vacío que puede sentir cada uno de ellos se llevan mejor si son puestos en común y comentados con su pareja.
¿Cuál es el enfoque más optimista para afrontar la marcha del hogar de los hijos?: En primer lugar, considero fundamental el hecho de que los padres se sientan orgullosos de la marcha del hogar familiar por parte de los hijos. Hoy en día y debido a múltiples factores, en su mayoría económicos y laborales, los jóvenes se encuentran con especiales dificultades a la hora de lograr una independencia del hogar familiar.
Los años de formación se amplían cada vez mas y progresivamente se tiende a una mayor exigencia por parte del mercado laboral, que en sus bolsas de trabajo solicitan ya de manera casi imprescindible el hecho de poseer una licenciatura, un master, hablar algún idioma además del nativo, poseer conocimientos de informática y además haber adquirido una experiencia laboral.
Parece sencillo de hacer, pero en realidad esto supone años y años de estudio y de esfuerzo económico por parte de la familia, pues los estudios superiores y de posgrado no resultan en absoluto asequibles para la mayoría de los estudiantes.
Así pues, ¿no resulta enormemente gratificante para una madre ver como su hijo ha adquirido la estabilidad necesaria como para independizarse? ¿No debe sentirse un padre orgulloso al ver a su hijo enfrentarse a la vida con los recursos que el mismo le ha podido proporcionar?
La vida es una sucesión de etapas y la emancipación de los hijos es una de las que mas se puede disfrutar si se observa desde un prisma positivo. Los hijos siempre van a necesitar a sus padres, buscarán su experiencia en forma de enseñanzas y de consejos, su cariño, su ayuda diaria, buscarán que sus padres les resuelvan tantas dudas que surgen cuando uno abandona el nido por primera vez…
Y para los padres que permanecen en el hogar familiar, tener la mente siempre activa y positiva, comenzar esas actividades que tantos años se han ido posponiendo, disfrutar de la pareja, de la tranquilidad, de viajar, del tiempo para uno mismo y para ayudar a otros que lo necesiten, pues esto ultimo es lo más gratificante del mundo…

Escrito por:
OLGA SANZ LUCAS
Psicogerontóloga

Publicar un comentario