Servicio fines de semana y festivos

Servicio asistencial fines de semana y festivos, desde las 10:00h. a las 18:00h.
Teléfonos información.- 637 450 113 - 984 184 237

jueves, 22 de enero de 2015

Parkinson y drogas, ¿hay alguna relación?

Drogas como la heroína pueden provocar accidentes cerebrales fatales.
Drogas como la heroína pueden provocar accidentes cerebrales fatales.

La enfermedad de Parkinson es difícil de entender y más aún de aceptar: ¿cómo asimilar que alguien cercano a nosotros no puede realizar acciones tan sencillas como amarrarse las agujetas, abrocharse la camisa o peinarse? ¿De qué forma se puede ayudar a una persona que sufre los estragos de este mal?
“Temblor en las extremidades superiores y en la cara, rigidez en brazos, piernas y tronco; falta de expresión facial, lentitud de movimientos, problemas para caminar y mantener el equilibrio, dificultades para hablar, masticar o tragar; secreción incontrolada de saliva, ansiedad, estrés y confusión, son sólo algunos de los síntomas que caracterizan a quienespadecen Parkinson”, comenta el doctor Jaime Quintanilla Bendek.
De acuerdo con el especialista, este trastorno afecta el funcionamiento de las neuronas que producen dopamina, ubicadas en una zona del cerebro llamada “sustancia negra”cuya función es controlar y coordinar los movimientos musculares. Aunque en la mayoría de los casos se presenta en pacientes de la tercera edad, no es raro encontrar a personas menores de 40 años que comienzan a manifestar algunos síntomas.
¿Qué relación tiene este padecimiento con el uso de sustancias?
“Muchos de los investigadores plantean que la enfermedad es consecuencia de unacombinación de susceptibilidad genética y exposición a uno o más factores ambientales como infecciones virales o el consumo de drogas contaminadas por toxinas o pesticidas”, explicó el especialista.
Las sustancias que más riesgo implican son aquellas utilizadas por vía intravenosa como la heroína, ya que pueden provocar accidentes cerebrovasculares por embolias relacionadas con coágulos sanguíneos que se alojan en las arterias del cerebro. “El uso alcohol y de psicoestimulantes como la cocaína, el crack, las metanfetaminas y el éxtasis también pone en riesgo a los consumidores, pues es posible que ocasionen un derrame cerebral por la ruptura de alguna arteria o aneurisma”, añadió.
Algunos pacientes recurren a las sustancias psicoactivas con el fin de minimizar algunos de los síntomas o de aliviar el estrés y los sentimientos de soledad y tristeza que experimentan; sin embargo, esto sólo empeorará la enfermedad. La familia puede percatarse de esta situación si se presentan estos síntomas: enrojecimiento de los ojos, movimientos oculares rápidos, tos persistente, cambios en el apetito (disminución o aumento), trastornos de sueño (somnolencia o insomnio), hiperactividad, olor o aliento diferentes y abandono de actividades laborales o de recreación.
“Procuremos establecer con los pacientes una relación de proximidad emocional. El respaldo de la familia y la pareja es fundamental para que no se sientan solos y puedantener una vida tranquila y satisfactoria”, señaló.
Es importante buscar información y asistir a programas de prevención del uso de drogas que no sólo dé atención a la persona afectada por el consumo de drogas y a sus familiares, sino que también se les canalice, si así lo requieren, a servicios de salud especializados en el tratamiento de enfermedades neurológicas.
Es recomendable cuidar que los enfermos de Parkinson mantengan buenos hábitos alimenticios, practiquen deportes acordes con sus niveles cambiantes de energía, se involucren en terapias ocupacionales y procuren tener periodos regulares de descanso. Aunque aún no se ha encontrado un tratamiento efectivo contra este mal, concluye el doctor Quintanilla, es posible ayudarlos a tener una vida satisfactoria y feliz.

Publicar un comentario