Servicio fines de semana y festivos

Servicio asistencial fines de semana y festivos, desde las 10:00h. a las 18:00h.
Teléfonos información.- 637 450 113 - 984 184 237

viernes, 21 de octubre de 2011

EVALUAR Y PREPARAR UN PROGRAMA DE ESTIMULACIÓN CONGITIVA

Continuando con el tema de la estimulación cognitiva, la experta en el tema Ana Belén Martín nos explica en esta ocasión los principales aspectos a tener en cuenta para evaluar y preparar un programa de estimulación cognitiva.

foto por Carlos Lorenzo

En la anterior entrada sobre estimulación cognitiva para prevenir la dependencia, finalizaba el artículo advirtiendo de la necesidad de planificar adecuadamente la aplicación de cualquier programa previa evaluación del sujeto, teniendo en cuenta que el objetivo es obtener un beneficio para la persona mayor.

Antes de introducir cómo debe ser la evaluación antes de la implantación del programa de estimulación, considero necesario mencionar cuáles son las capacidades cognitivas que normalmente se trabajan en psicoestimulación. Siempre se van a seleccionar las capacidades a entrenar en función de las necesidades del sujeto, eligiéndolas de entre las siguientes que propone Julia García Sevilla:
En función de qué capacidades deben ser entrenadas, podemos seleccionar un programa ya existente o crear uno totalmente personalizado. Entre los primeros, podríamos tener en cuenta principalmente los siguientes:
Terapia de Reminiscencia

Terapia de Orientación a la Realidad
Programas de Psicoestimulación Cognitiva
Terapia Conductual
Terapia Neuropsicológica Individual.

No damos más detalles ahora sobre cada uno de estos programas porque, para ello, tendríamos que dedicar varios artículos exclusivamente a esta tarea y, en este momento, resultan más relevantes otras cuestiones. La evaluación previa nos debe permitir determinar el objetivo final de la terapia, conocer los síntomas, posibles alteraciones neuropsicológicas y el estado cognitivo del sujeto así como sus intereses y motivaciones para, con esta información, decidir el tipo de programa, el tipo de actividades y el nivel de dificultad que resultan adecuados para la persona.

Entre las herramientas con las que podemos contar para tomar estas decisiones, siempre deben estar presentes las siguientes: Escalas sobre el estado general del sujeto; Test de cribado cognoscitivo, como el Mini Mental de Folstein; una adecuada Evaluación Neuropsicológica y Registros de observación directa de la ejecución del sujeto en los distintos tipos de tareas.

Una vez realizado todo lo anterior, al poner en marcha cualquier programa de estimulación cognitiva, según Andrés Sardinero, debemos tener en cuenta lo siguiente:

1. El programa debe tener carácter terapéutico así como ser individualizado y la intervención en sí misma debe ser global, integral y especializada.
2. Siempre que sea posible, es conveniente que se trate de una intervención multidisciplinar.
3. Se debe sustentar la intervención en alguno de los modelos teóricos existentes provenientes de la neuropsicología cognitiva.
4. Conviene realizar un listado en el que se refleje el orden de prioridades en cuanto a los objetivos que se hayan establecido para la intervención.
5. El entrenamiento en sí mismo, además de adaptado al sujeto, debe ser gradual y progresivo.
6. También tienen que entrenarse las habilidades cognitivas conservadas, es decir, aquellas en las que la persona no muestra ningún deterioro.
7. El tratamiento debe ser tan precoz como sea posible y prolongarse durante el tiempo que resulte necesario.
8. Se debe ofrecer al paciente información sobre su ejecución según va realizando las tareas, así como reforzar el trabajo realizado, no sólo cuando el resultado es positivo, sino más bien valorando el esfuerzo.
9. Hay que tener en cuenta el orden de las tareas en las sesiones para comenzar y terminar con actividades que fomenten la motivación y plantear las tareas que requieren más esfuerzo en la parte media de la sesión.
10. Se debe fomentar la implicación familiar.
11. El terapeuta necesita tener en cuenta los procesos afectivos y motivacionales del paciente.
12. Hay que llevar a cabo una evaluación permanente de la ejecución y la consiguiente revisión periódica del programa para realizar los cambios que se consideren oportunos.

Si como lectores tenéis mucho interés en el tema, no dudéis en hacérnoslo saber a través del apartado de comentarios para escribir próximos artículos en los que profundaríamos en los distintos programas o en los temas que os interesen más.

Escrito por:
Ana Belén Martín

Publicar un comentario