Servicio fines de semana y festivos

Servicio asistencial fines de semana y festivos, desde las 10:00h. a las 18:00h.
Teléfonos información.- 637 450 113 - 984 184 237

lunes, 4 de noviembre de 2013

La actividad física y mental retrasa la aparición del alzheimer

Las proteínas que conectan los nervios con las células cerebrales aumentan cuando se lleva a cabo un estilo de vida activo

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Tel Aviv ha encontrado los mecanismos biológicos que retrasan la aparición de la enfermedad de Alzheimer a través del ejercicio físico y mental. La investigación se ha publicado recientemente en la revista «Translational Psychiatry», parte de la revista «Nature».
El alzheimer afecta sobre todo a pacientes de más de 65 años, pero mucho antes de que aparezcan sus efectos fisiológicos, como la pérdida de capacidades cognitivas, la enfermedad comienza a deteriorar las conexiones neuronales y a reducir la proteína que ayuda a conectar los nervios con las células del cerebro.
Numerosos estudios determinan que la actividad física y cognitiva ayuda a retrasar la aparición de la enfermedad, aunque hasta ahora no se había conseguido descubrir qué factores biológicos influían.
«Las proteínas que conectan los nervios con las células cerebrales aumentan cuando se lleva a cabo un estilo de vida que llamamos enriquecido, o sea, con bastante ejercicio físico y mental», comentó el doctor Uri Asheri, del departamento de Neurobiología y de la Escuela Sagol de Neurociencias de la Universidad de Tel Aviv, uno de los investigadores que ha contribuido al estudio junto con el doctor Boaz Barak, Noam Shomron y Daniel Michaelson, todos pertenecientes al mismo centro académico.
La investigación se llevó a cabo con dos modelos de ratones, uno sano al que sometieron a diferentes estímulos mentales y físicos y otro inoculado con genes de la enfermedad. Después de un periodo de tiempo, los investigadores descubrieron que las cadenas de microRNA, la molécula que regula la producción de la proteína, eran inferiores en los ratones con un estilo de vida más activo.
«Este decrecimiento en la producción de moléculas microRNA llevó a una mayor producción de la proteína, lo que crea un retraso en la aparición de la enfermedad, ya que la conexión entre el nervio y las células del cerebro es mucho más fluida», dijo Asheri.
«Otra de nuestras teorías tras este estudio es que la actividad en general, tanto física como mental ayuda también a las conexiones de las neuronas en el cerebro, algo que al ocurrir durante la fase más temprana de la enfermedad, también contribuye a que tarde más en aparecer», comentó el investigador.

Publicar un comentario